En junio de 2013, la Agencia Reguladora de Medicamentos (MHRA) del Reino Unido recomendó que, el cigarrillo electrónico sea considerado como un fármaco para garantizar su reglamentación. La iniciativa busca que los cigarrillos electrónicos y otros sustitutos del tabaco con nicotina sean “más seguros y más efectivos para reducir el daño de fumar”.
Este dispositivo, que se popularizó en Europa debido a las prohibiciones de fumar en lugares públicos, es utilizado actualmente por 1,3 millones de personas en el Reino Unido.
Hasta el 2016 en que esta medida va a entrar en vigor, la MHRA va a alentar a los fabricantes de cigarrillos electrónicos a que “garanticen que sus productos cumplen con los requisitos de seguridad, calidad y eficacia de un medicamento”.
El mes pasado, Francia anunció que prohibirá el uso de los cigarrillos electrónicos en lugares públicos así como su venta a menores.
En nuestro país, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió en mayo de 2011 la importación, distribución, comercialización y la publicidad o cualquier modalidad de promoción del “Cigarrillo Electrónico” en todo el territorio nacional

Haga clic acá para más información sobre el cigarrillo electrónico